Nutrición/ La “Dieta de la Endo”

Nutrición/La “Dieta de la Endometriosis”

La endometriosis es una afección inflamatoria crónica y, además, las personas con endometriosis a menudo tienen varias intolerancias alimentarias. Muchos alimentos pueden causarnos dolor, fatiga o síntomas digestivos. Aunque no existe una “dieta para la endometriosis” oficial, para muchas personas una dieta antiinflamatoria adaptada individualmente a sus necesidades mejora sus síntomas y su calidad de vida. Algunas personas también encuentran útil la dieta AIP, la dieta baja en histamina, la dieta Paleo o algún otro estilo de alimentación o una combinación de estos. Algunas personas también encuentran útil la dieta baja en FODMAP, pero entiendo que la dieta baja en FODMAP es una dieta terapéutica que no debe seguirse a largo plazo, sino en menos de 2-3 meses.

Mientras podemos decidir eliminar los alimentos que contribuyen a nuestros síntomas y dolor individuales (los ejemplos comunes son el gluten, los lácteos, el azúcar, los alimentos ultraprocesados, los carbohidratos altamente refinados), también es importante agregar una variedad de alimentos ricos en nutrientes, como verduras, proteína adecuada, y grasas saludables para que estemos saciados y tengamos energía. Por lo general, muchas personas siguen una dieta de eliminación durante 1 a 3 meses para determinar qué alimentos contribuyen a sus síntomas. Puede tomar tiempo encontrar qué opciones dietéticas nos hacen sentir nutridos y con energía, al igual que puede tomar tiempo descubrir qué alimentos contribuyen a nuestros síntomas. También puede tomar tiempo aprender a cocinar y volver a encontrar una relación saludable con la comida si la comida ha sido típicamente una fuente de síntomas y, por lo tanto, miedo y ansiedad.

Hay muchos sitios web, libros y recetas disponibles sobre cómo comer un dieta antiinflamatoria para la endometriosis, pero recuerde que no existe una forma correcta de comer con endometriosis. Debe comer alimentos densos en nutrientes que le hagan sentir bien y que no conduzcan a patrones de alimentación desordenados. Lo que comemos es muy individual y puede depender de nuestras condiciones de salud, nuestro acceso a los alimentos, nuestro presupuesto, nuestra comunidad, nuestra cultura, nuestra religión y mucho más.

No se trata solo de la comida

Muchos alimentos diferentes me causan síntomas, pero a lo largo de los años he aprendido que no sólo se trata de la comida en sí. También se trata de mi relación con la comida, de la que hablo más adelante en esta página, y también de pequeñas cosas que a menudo se pasan por alto:

  • Masticar mi comida completamente para ayudar con la digestión.

  • Comer en un estado de relajación: no tener prisa al comer y sentarse a comer despacio.

  • La forma en cómo se cocina la comida: Por ejemplo, puedo comer papas hervidas pero no asadas. Los huevos hervidos están bien para mí, pero no los fritos. No puedo comer verduras crudas, pero asadas están bien. Etc.

  • Aprender a cocinar es un salvavidas para las personas con múltiples intolerancias alimentarias, pero también es importante encontrar tu estilo de cocina. A algunas personas les gusta pasar de 3 a 4 horas cocinando todas sus comidas para la semana y después las congelan. A otros les gusta cocinar para cada comida. Personalmente, no me gusta cocinar, así que solo cocino cosas que tienen menos de 10 minutos de preparación, como verduras asadas o carne al horno.

  • La hora a la que come y la frecuencia pueden afectar cómo se siente. Algunas personas se sienten mejor comiendo 6 comidas pequeñas al día, otras comen 2 comidas más grandes . Algunas encuentran que tomar un gran desayuno temprano les da más energía, otras encuentran que esperar para comer hasta media mañana es mejor. Al prestar atención a nuestros cuerpos y las señales de hambre, podemos encontrar lo que funciona mejor para nosotros.

La dieta y el estilo de vida no pueden curar la endometriosis

  • La endometriosis aún puede avanzar con cualquier dieta/estilo de vida, incluso si uno no siente dolor. Si su dolor desaparece no significa que su endometriosis ha desaparecido. Esta distinción es crucial.

  • La única forma comprobada de eliminar la endometriosis del cuerpo hasta la raíz es la cirugía de escisión.

Hay muchas afirmaciones falsas en nuestra comunidad de endometriosis sobre la dieta y el estilo de vida – muchas suposiciones, capacitismo, “healthism” y culpa.

Todo es prueba y error y es diferente de una persona a otra

Creo que la dieta y el estilo de vida son unas herramientas poderosas que puede devolvernos cierta agencia y control sobre nuestra salud y, para muchos, puede ayudarnos a mejorar nuestra calidad de vida hasta cierto punto. Siento que la dieta y el estilo de vida son un componente necesario de un enfoque multidisciplinario para manejar esta enfermedad de cuerpo completo. Pero no es una cura, ni ayuda a todos de la misma manera. Los cambios en la dieta y el estilo de vida pueden ayudar a algunas personas a manejar su dolor, sus trastornos digestivos, su fatiga u otros síntomas. Algunas personas pueden encontrar un alivio completo de los síntomas. Otros no encuentran ninguno.

Hacer cambios puede ser muy, muy difícil

Para mí, cambiar mi dieta ha implicado mucho tiempo y energía: la preparación de la comida, el pánico cuando no podía acceder a la comida que necesitaba, la prueba y error, el costo, y la forma en que los diferentes hábitos tenían diferentes consecuencias. Por ejemplo, tomar jugos me ayudó muchisimo con mi diarrea pero fue terrible para mi vejiga y mi nivel de azúcar en la sangre. Eliminar el gluten, los lácteos y el azúcar hizo maravillas con mi fatiga y mi dolor crónico, pero fue muy difícil encontrar que comer, lo cual afectó mi salud mental hasta que años después, finalmente aprendí a cocinar. Pero no sólo necesitaba aprender a cocinar, sino tambien y incluso más importante, necesitaba acoger la idea de cocinar para dejar de sentirme tan enojada y resentida por mi estricta dieta.

Creo que también cambiar la dieta puede ser un arma de doble filo, porque sé que, en mi propio caso, cuanto más exitosamente manejaba mis síntomas con la dieta y el estilo de vida, más controladora y rígida me volvía con respecto a mi alimentación y mis hábitos. Aunque al principio se sintió empoderador, se transformó en culpa y autoinculpación: que no me estaba esforzando lo suficiente, que no debería haber comido X, etc. Me tomó mucho tiempo dejar esas creencias.

No juzguemos a los demás por su dieta o estilo de vida, ni a nosotros mismos. Todos estamos haciendo lo mejor que podemos y nuestra dieta y estilo de vida depende del acceso, privilegio, preferencia personal, finanzas, viabilidad, responsabilidades y prioridades, tiempo, energía y más.

Al hacer cambios de dieta y estilo de vida, recuerde que usted no causó su enfermedad y que no es culpa suya. No está enfermo porque come X o no hace suficiente Y. Está enfermo porque tiene una enfermedad incurable llamada endometriosis.

“Healthism” y “nutritionism”

Tampoco ayuda que nuestra sociedad esté impregnada de “healthism”, que es la idea de que la salud es la completa responsabilidad de la persona, y por tanto es un reflejo de su esfuerzo o de su moral. Esta creencia, y especialmente su rama “nutritionism”, pone mucho énfasis en las “elecciones” que hace la gente, sin tener en cuenta el hecho de que las elecciones están moldeadas y restringidas por innumerables aspectos que están fuera de la esfera de control de la persona, como: acceso, privilegio, suerte, pobreza, sistemas de opresión, desigualdades, tiempo, tradiciones culturales, etc. Por ejemplo, debido a la inseguridad alimentaria o un desierto alimentario, alguien puede necesitar comer lo que está disponible frente a alguien con más privilegios que en realidad tiene la dinero y el acceso para realmente elegir lo que come. Alguien que tiene 2 trabajos de tiempo completo puede no tener tiempo para hacer ejercicio todos los días o dormir lo suficiente por la noche en comparación con alguien que solo trabaja 40 horas a la semana.

“Healthism” y “nutritionism” pueden llevarnos a juzgar y culpar, a despreciar a las personas, a tener gordofobia y discriminar, a tener trastornos alimentarios o comportamientos obsesivos de salud, y más.

Aunque puede ser útil ajustar nuestro estilo de vida, hábitos de sueño, movimiento diario, forma de comer, etc., no existe una forma correcta o incorrecta de hacerlo. Al contrario de las declaraciones que podemos ver en las redes sociales, es individual para cada uno de nosotros y es importante descubrir qué funciona específicamente para nosotros, lo que a menudo implica prueba y error. Algunas personas sienten su mejor haciendo ejercicios cardiovasculares, mientras que otras sienten su mejor haciendo movimientos lentos como Qigong. Algunas personas sienten su mejor con 7 horas de sueño, mientras que otras necesitan 9. Algunas personas encuentran que el gluten las hace sentir enfermas, mientras que otras pueden comer grandes cantidades sin problemas.

Durante años, estuve realmente obsesionada con mi salud y súper rígida con mis rutinas y elecciones, con la culpa y el juicio en primer plano. Hoy en día, sigo siendo bastante estricta con lo que hago, ya que mis síntomas son severos y están fuertemente relacionados con mi forma de comer y vivir, pero mi enfoque ahora es de amor y comprensión; sin culpa, miedo o culpa. Esta nueva manera de verlo ayuda mucho con mi salud mental. Hago lo mejor que puedo, sabiendo que lo mejor de mí es diferente de lo mejor de otra persona, y que lo mejor de mí será diferente día a día, porque cuidarme de las formas específicas que funcionan para mí a menudo implica tiempo, energía, esfuerzo, dinero, acceso, etc, que a veces simplemente no tengo. Lo mejor de mí también ha cambiado a lo largo de los años, a medida que gano conocimiento y experiencia con mi cuerpo individual. Entiendo que no hay “perfecto”. De hecho, ni siquiera hay una forma “correcta” e “incorrecta” para mí: a veces hago todo “correcto” y todavía me enfermo. ¿Por qué? Porque tengo endometriosis y varias otras condiciones de salud.

“Sanar” endometriosis

Aparte de “healthism”, a menudo vemos mensajes de coaches de que podemos sanar nuestra endometriosis si cambiamos nuestro estilo de vida y nuestra forma de comer. La endometriosis no tiene cura, y no es lo mismo controlar los síntomas o incluso volverse asintomático que curarse de una enfermedad. Aunque algunos de nosotros podemos mejorar o controlar nuestros síntomas a través del estilo de vida y la alimentación, otros no obtendrán resultados tan buenos. Esto no se debe a que no lo estemos haciendo bien, o no nos esforcemos lo suficiente, o estemos fallando, sino porque la endometriosis es una enfermedad desafiante e incurable. Debido a que la endometriosis es una afección inflamatoria compleja que puede afectar todo el cuerpo, se recomienda que la paciente trabaje con un equipo multidisciplinario con la escisión como piedra angular para abordar la enfermedad desde un enfoque de cuerpo completo para ver el mayor alivio en sus síntomas.

Hay todo tipo de declaraciones que nos culpan de nuestras enfermedades o estado de salud, y también es fácil internalizar esos mensajes. Así que solo quiero decirle ahora mismo que no es su culpa que tenga endometriosis. Nunca ha sido su culpa, y nunca será su culpa. No hay nada que pueda o no pueda hacer para tener o no esta enfermedad.

Para más información (en inglés)

  • Nutrition for Endometriosis – Written by Erin Luyendyk, RHN, and on the CEC’s website.

  • Whole 30 – This can be a great way to jump into an elimination diet, with resources, community, and support. This program removes many pro-inflammatory foods for 30 days. Then when you start to reintroduce them one at a time into your diet, it’s oftentimes much easier to pinpoint what foods trigger flares for you.

  • Is the Autoimmune Protocol Right for You? – Outline to the AIP diet, which eliminates pro-inflammatory foods and common foods that people are sensitive to. Many people follow this for a few months, and then reintroduce foods one at a time to see which ones cause them flares.

  • Mark’s Daily Apple – I’ve found that eating an anti-inflammatory diet is very similar to the Paleo/ancestral health diet. To clear up any misconceptions, the Paleo diet isn’t about gorging yourself on meat, but rather eating local, choosing high quality meat (should you eat meat), eating a wide array of vegetables, nuts, and seeds while avoiding pro-inflammatory foods like gluten/grains, dairy, sugar, ultra-processed foods, and industrial seed oils. I’ve relied heavily on info and recipes from the Paleo/ancestral health community to help me navigate my dietary choices and understand the science behind how food influences how I feel.