Recuerde, la información presentada a través de mi página web, podcast, redes sociales y otros medios es sólo información educativa y no un consejo médico. (Y yo no soy médica ni una experta en endometriosis). Siempre consulte con su médico cualificado antes de realizar cualquier cambio en su plan de tratamiento. Lea mi descargo de responsabilidad aquí.

Adenomiosis

La adenomiosis es condición concomitante común de la endometriosis y puede ser una gran fuente de dolor pélvico. La adenomiosis no es la misma enfermedad que la endometriosis (algunas personas dicen que es endometriosis del útero, pero no lo es). La adenomiosis se define como la presencia de tejido parecido a las glándulas y estroma endometriales dentro del miometrio.

La adenomiosis puede tener síntomas parecidos a la endometriosis, y para algunas personas es una fuente de dolor pélvico que continúa después de la escisión. Los síntomas pueden incluir sangrado menstrual abundante, coágulos, dolor pélvico crónico, dolor de espalda, fatiga, y más.

Es un mito que la adenomiosis sólo se presenta en personas de 40 años o más, o en personas que han tenido hijos. La adenomiosis se puede encontrar tanto en personas más jóvenes como en aquellas que nunca han estado embarazadas.

A veces se pueden observar signos de adenomiosis en las imágenes, pero las imágenes negativas no pueden descartar la adenomiosis.

A diferencia de la endometriosis, una histerectomía es un tratamiento definitivo (una cura) para la enfermedad, ya que es una enfermedad del útero. Para aquellas que no quieran una histerectomía, pueden probar el DIU de levonorgestrel, anticonceptivos, progestágenos, analgésicos, etc.

“Los DIU-LNG son actualmente el tratamiento mejor evaluado y más eficaz para los síntomas relacionados con la adenomiosis, con una alta tasa de mejoría de los síntomas, efectos secundarios mínimos y una mejora en la calidad de vida similar a la de una histerectomía”. (1)

Sobre los DIU: algunas personas encuentran que la inserción y/o extracción del DIU es extremadamente dolorosa y, lamentablemente, muchos ginecólogos no lo reconocen ni ofrecen ningún tipo de alivio del dolor. Algunos médicos minimizan las quejas válidas de sus pacientes, diciéndoles que no duele o que simplemente tomen un analgésico cuando lleguen a casa. Sin embargo, a algunos les puede doler mucho (hasta vomitar o desmayarse). Todos merecemos un alivio adecuado del dolor. Si le preocupa el dolor al insertar o retirar el DIU, pregúntele a su médico sobre los geles de lidocaína o un anestésico cervical local. Si no están preparados para ofrecerle alivio del dolor o le dicen que “no es para tanto”, no dude en contactar otra clínica para ver si pueden ofrecerle alivio para su dolor.

Fuentes

  1. Moawad G, Youssef Y, Fruscalzo A, Faysal H, Kheil M, Pirtea P, Guani B, Ayoubi JM, Feki A. The Present and the Future of Medical Therapies for Adenomyosis: A Narrative Review. Journal of Clinical Medicine. 2023; 12(19):6130. https://doi.org/10.3390/jcm12196130

Para más información (en inglés)