Recuerde, la información presentada a través de mi página web, podcast, redes sociales y otros medios es sólo información educativa y no un consejo médico. Siempre consulte con su médico cualificado antes de realizar cualquier cambio en su plan de tratamiento. Lea mi descargo de responsabilidad aquí.

La Supresión Hormonal

Consiste en diferentes tratamientos farmacológicos, como:

  • los medicamentos análogos de la GnRh (Agonistas: Lupron, Zoladex, Synarel, Prostap. Antagonistas: Orlissa, Myfembree, Ryeqo, etc.) que reducen el estrógeno, a menudo hasta niveles menopáusicos o casi menopáusicos.

  • los anticonceptivos que contienen estrógeno y progestina (pueden ser píldoras, parches, anillos etc)

  • los gestágenos (o progestágenos) que contienen progestina (Visanne/Dienogest, Depo Provera, el DIU Mirena, etc)

En cualquier caso, la supresión hormonal sólo afecta los síntomas de la endometriosis en algunas personas.

No todas las pacientes tienen alivio de sus síntomas con estos medicamentos. Además, cualquier alivio de los síntomas suele ser temporal y por lo general, los síntomas regresan cuando la persona deja de tomar el medicamento. Sin embargo, la supresión hormonal puede ser un salvavidas para algunas personas que necesitan ayuda con sus síntomas.

Pero es importante comprender las limitaciones de las hormonas y lo que no pueden hacer, porque muchos médicos suponen que la supresión hormonal seca la endometriosis o ralentiza su crecimiento, pero en realidad, el objetivo de la supresión hormonal es el control de los síntomas. Es posible que decida tomar hormonas y sufrir los efectos secundarios (como cambios en su libido o salud mental), sin ningún beneficio potencial para su actual enfermedad. Por eso el consentimiento informado es tan importante, para poder sopesar los potenciales riesgos y los beneficios.

Si un médico le dice que las hormonas tratan la endometriosis, la pregunta debería ser: ¿Dónde está la prueba de esto? ¿Cuáles estudios demuestran esto?

“Aunque la comunidad científica está tratando de encontrar un tratamiento para la endometriosis que pueda aplicarse universalmente, hasta la fecha no existe ningún fármaco ideal que pueda prevenir, inhibir o detener el desarrollo de la endometriosis. Casi todas las opciones de tratamiento disponibles actualmente para la endometriosis suprimen la función ovárica y no son curativas”. (1)

Es muy importante saber que la endometriosis puede producir su propio estrógeno a través de la enzima aromatasa, por lo que incluso cuando una persona entra en un estado bajo de estrógeno debido a los medicamentos hormonales, la endometriosis puede producir su propio estrógeno a través de la aromatasa, que es independiente de la producción hormonal de estrógeno en los ovarios.

La supresión hormonal no elimina las lesiones de endometriosis.

Muchos ginecólogos que no son expertos en endometriosis utilizan estos medicamentos como “tratamiento” para la enfermedad en sí. A menudo creen, erróneamente, que la endometriosis se ‘limpiará’, ‘secará’ o ‘eliminará’ usando uno de estos tratamientos. Pero, ésto simplemente no es cierto.

Los “estudios” sobre cómo Lupron o Zoladex reducen la endometriosis son completamente erróneos. No reduce las lesiones. Pueden leer mi explicación sobre el estudio de Lupron aquí y Kate de EndoGirlsBlog explica el de Zoladex aquí.

La endometriosis puede continuar avanzando mientras tomamos estos medicamentos, o incluso reaparecer después de una cirugía.

La supresión hormonal y la progresión de la enfermedad.

No hay mucha información sobre este tema porque para estudiar la progresión de la enfermedad sería necesario hacer varias laparoscopias en la misma paciente. En teoría, la supresión hormonal podría ralentizar la progresión de la enfermedad, pero esto no ha sido probado. Incluso si se ralentizara la progresión de la enfermedad en algunas personas, no sabríamos en qué tipo de personas sucedería esto.

Sin embargo, hay estudios que muestran que la endometriosis aún puede progresar mientras se toma supresión hormonal. Además, los cirujanos de escisión ven todos los días a personas que tienen una enfermedad avanzada y profunda pero que han tomado hormonas durante años: pacientes que han estado tomando anticonceptivos y portando un DIU al mismo tiempo, o 9 años de Lupron, o portando 2 DIUs al mismo tiempo, o 13 años con anticonceptivos que empezaron a desde su primer período, etc.

La Guía de Práctica 114 del Colegio Americano de Ginecólogos y Obstetras (ACOG) sobre el Manejo de la Endometriosis afirma: “No hay datos que respalden el uso de tratamiento médico para prevenir la progresión de la enfermedad”. Además, en la Guía de Endometriosis del ESHRE de 2022, en la sección sobre tratamientos hormonales para el dolor asociado a la endometriosis, no se menciona que las hormonas pudieran ralentizar o detener la progresión de la endometriosis.

Incluso con la supresión hormonal específica a la endometriosis, como Orilissa o Visanne, en el prospecto médico solo se indica que son para el tratamiento del dolor asociado a la endometriosis, sin mencionar si ralentizan o detienen la progresión de la endometriosis.

Para leer sobre endometriomas específicamente, vea mi página Endometriomas.

La supresión hormonal y la recurrencia de endometriosis

No hay pruebas sólidas basadas en buenas investigaciones que puedan afirmar que la supresión hormonal reduzca las tasas de recurrencia de la enfermedad en endometriosis superficial y/o endometriosis infiltrante profunda.

Los endometriomas, sin embargo, pueden responder a las hormonas ováricas. Algunos estudios realizados sobre endometriomas sugieren que tomar hormonas después de la una escisión a veces puede ayudar a ralentizar la posible recurrencia del endometrioma en algunas personas. Vea mi página Endometriomas.

En términos de recurrencia de los síntomas después de la escisión, existen varios estudios que muestran que la supresión hormonal puede ayudar para dar un alivio adicional al dolor después de la escisión. Y además varios estudios que muestran que puede extender el tiempo sin dolor después de la escisión.

Cómo elegir qué supresión hormonal usar

Si decide utilizar la supresión hormonal para tratar de aliviar sus síntomas, recuerde que es algo individual y que no existe una mejor opción para todos. Dado que existen varios tipos, las personas a menudo necesitan hacer prueba y error para encontrar uno que les funcione. Existen muchas opciones, muchas más de las que nos suele presentar el médico. A menudo ni siquiera nos da opciones: el médico simplemente nos dice que tomemos X medicamento (como Dienogest u Orilissa). Estos pueden ser buenas opciones para algunas personas, pero también hay muchas más opciones disponibles.

Muchas personas comienzan con píldoras anticonceptivas orales. Son relativamente baratoa y normalmente accesibles para muchas personas. A menudo pueden tomarse durante años y tienen un perfil de efectos secundarios más bajo. Algunas personas también encuentran que el uso continuo de anticonceptivos para no tener un sangrado mensual es más útil para el manejo de sus síntomas.

La supresión hormonal puede tener efectos secundarios.

Por ejemplo, los anticonceptivos pueden agotar las vitaminas y minerales esenciales del cuerpo. Puede afectar a su intestino, hígado, sistema inmunológico, estado de ánimo y más. También puede haber riesgo de formación de coágulos de sangre.

Cuando se trata de progestinas (ya sea en los anticonceptivos o en las opciones que solo contienen progestinas), existen diferentes tipos de progestinas. Cada uno está asociado con diferentes riesgos, ventajas y desventajas de coágulos sanguíneos. El uso prolongado de las progestinas (a solas, cuando no está combinado con el estrógeno) puede causar pérdida de densidad mineral ósea. Hable con su médico sobre los efectos secundarios y lea el prospecto del medicamento, y hable con su médico sobre realizarse una exploración de densidad ósea periódicamente para verificar su densidad ósea si toma progestinas durante un período prolongado.

Los medicamentos GnRh que reducen el estrógeno – a menudo hasta niveles menopáusicos – tienden a tener más efectos secundarios que otros tipos de supresión hormonal. En la información de prescripción, estas drogas tienen una larga lista de posibles efectos secundarios, que incluyen pensamientos o acciones suicidas, pérdida de densidad mineral ósea, exploraciones hepáticas anormales, sofocos y sudores nocturnos, dolor de cabeza, náuseas, dificultad para dormir, ausencia de períodos, ansiedad, dolor en las articulaciones, depresión y cambios de humor.

¿Qué tan efectiva es la supresión hormonal para el manejo de los síntomas?

Múltiples estudios han demostrado que diferentes tipos de hormonas pueden mejorar la calidad de vida de un paciente y ayudar a reducir el dolor pélvico.

Por ejemplo, Buggio et al., hizo una revisión sobre las progestinas disponibles para el manejo del dolor de endometriosis. El material utilizado en su revisión provino de estudios en PubMed desde 1996 hasta febrero de 2017. Su revisión incluyó progestinas orales e inyectables, incluidos acetato de noretisterona oral, dioenogest, desorgestrel, acetato de ciproterona, acetato de medroxiprogesterona de depósito (DMPA), el DIU de levonorgestrel, y el implante subdérmico de etonorgestrel). Los investigadores concluyeron que todas las progestinas disponibles son efectivas para controlar los síntomas del dolor en dos tercios de las personas con endometriosis. No había suficientes datos de buena evidencia para afirmar que una progestina era mejor que la otra, por lo que concluyeron que el paciente debería considerar el acetato de noretisterona oral como el primero debido al perfil favorable de su coste y eficacia. (2)

Los medicamentos análogos de la GnRh

Los medicamentos análogos de la GnRh pueden tener graves efectos secundarios a largo plazo que continúan incluso después de dejar de tomar el medicamento. Asegúrese de investigar en profundidad para comprender los riesgos/beneficios antes de decidirse a usarlos. Orilissa tan solo lleva lanzada desde 2018. Aún no tenemos información sobre los posibles efectos secundarios a largo plazo, como lo tenemos con Lupron.

La FDA sólo aprobó Lupron por 6 meses sin terapia complementaria y 12 meses con terapia complementaria. (La terapia complementaria es cuando toma ciertos estrógenos y/o progestinas junto con el medicamento para ayudar a prevenir la pérdida ósea y ayudar con los efectos secundarios de tener niveles bajos de estrógeno). Orilissa sólo está aprobado por 6 meses para la dosis alta y 2 años para la dosis baja. Myfembree y Ryeqo están aprobados para tomar por no más de 2 años. Esto se debe al riesgo de pérdida de densidad mineral ósea.

Se supone que los medicamentos análogos de la GnRh son terapias de segunda línea, lo que significa que se prescriben cuando las terapias de primera línea (píldoras anticonceptivas orales y progestágenos) son ineficaces, no se toleran o están contraindicadas. Sin embargo, algunos médicos recomiendan estos fármacos a sus pacientes sin probar primero otras opciones de tratamiento y/o sobrepasando los límites aprobados por la FDA. Es decir, tan pronto sospechan de endometriosis, sin probar fármacos de primera línea, cambios en el estilo de vida u otras terapias complementarias (por ejemplo, fisioterapia). 

Asimismo, varios estudios que comparan los medicamentos análogos de la GnRh con otros tratamientos hormonales como: Mirena, Dienogest, Depo Provera, píldoras anticonceptivas combinadas, entre otros, han demostrado que estas otras hormonas proporcionan un alivio de los síntomas similar al de los medicamentos análogos de la GnRh. Además de que el paciente puede tomarlos por más tiempo y que tienen un perfil de efectos secundarios mucho menor. Por eso los medicamentos análogos de la GnRh son terapias de segunda línea. Pero desafortunadamente muchos ginecólogos los administran de inmediato, sin ninguna conversación sobre los efectos secundarios, sin concretar las limitaciones de tiempo aprobadas para el tratamiento, sin facilitar opciones igualmente viables.

Ningún medicamento puede diagnosticar la endometriosis

Los medicamentos no deberían ser usados para un diagnóstico basado en el ensayo/error. Algunos médicos afirman que si una paciente (que aún no ha sido diagnosticada con endometriosis) tiene alivio del dolor con Lupron, esto confirma que tiene endometriosis. Ésto es una desinformación. Puede haber otras razones por las que el dolor de una persona pudiera disminuir cuando uno tiene el nivel de estrógeno bajo.

La única forma de tener un diagnóstico de endometriosis confirmado es a través de una laparoscopia. Durante la misma se recogen muestras que se estudian por un patólogo. Así, con el informe de patología, se tiene la certeza del diagnóstico de endometriosis (así como de otras posibles comorbilidades.)

Fuentes

  1. Gheorghisan-Galateanu AA, Gheorghiu ML. HORMONAL THERAPY IN WOMEN OF REPRODUCTIVE AGE WITH ENDOMETRIOSIS: AN UPDATE. Acta Endocrinol (Buchar). 2019 Apr-Jun;15(2):276-281. doi: 10.4183/aeb.2019.276. PMID: 31508191; PMCID: PMC6711644. Accessed Dec 2021.

  2. Donnez J, Dolmans MM. Endometriosis and Medical Therapy: From Progestogens to Progesterone Resistance to GnRH Antagonists: A Review. J Clin Med. 2021 Mar 5;10(5):1085. doi: 10.3390/jcm10051085. PMID: 33807739; PMCID: PMC7961981. Accessed Dec 2021.

Para más información (en inglés)