Recuerde, la información presentada a través de mi página web, podcast, redes sociales y otros medios es sólo información educativa y no un consejo médico. Siempre consulte con su médico cualificado antes de realizar cualquier cambio en su plan de tratamiento. Lea mi descargo de responsabilidad aquí.

Fatiga

La fatiga es un síntoma común de la endometriosis que muchas personas encuentran molesta o incluso incapacitante. Podemos tenerlo debido a que la endometriosis es una enfermedad inflamatoria, y también debido a condiciones concomitantes y otros factores.

Interrumpe actividades, rutinas, planes y sueños. Con fatiga, a veces es imposible hacer tareas simples como ducharse o cocinar. Nos vamos perdiendo nuestra vida, cancelando planes porque necesitamos descansar y recuperar constantemente de un cansancio que nunca desaparece.

He luchado contra la fatiga durante 22 años, desde que tenía 17 años. La escisión me ayudó a reducir mi fatiga, pero todavía la padezco la mayoría de los días. Antes de la escisión, a diario mis ojos empezaban a cerrarse repentinamente y tenía que acostarme dondequiera que estuviera. Tenía un tapete de yoga y una almohada debajo de mi escritorio en el trabajo y una manta en mi coche para tomar una siesta cuando mi cuerpo no podía estar despierta más.

Desde la escisión ya no me desmayo así, pero todavía tengo que cuidar mi energía. Muchas actividades me causan fatiga después, como pasar la aspiradora, hacer los deberes y grabar entrevistas para mi podcast.

Lo que me ha ayudado es observar mi fatiga desde una perspectiva holística, tratando de descubrir las razones físicas, emocionales e incluso espirituales por las cuales estoy desgastada y agotada, y cómo abordarlos. También hay múltiples tipos de descanso, desde lo físico, creativo, social, sensorial, espiritual y más. Comprenderlos y cómo mi estado emocional afecta mi cuerpo físico ha ayudado a mejorar mi calidad de vida. Por ejemplo, cuando estoy muy quemada emocionalmente, me roba la motivación, y entonces no puedo hacer nada a pesar de que mi cuerpo físico es capaz en ese momento.

Estas son algunas de las formas en que he mejorado mi fatiga a lo largo de los años.

*Reconozco que lo que cada uno necesita es individual y, además, no todos tenemos el mismo acceso.

Prestar atención a cómo me afecta la comida

¿Hay ciertos alimentos que te dan sueño o fatiga después de comerlos?

  • Llevar un diario de alimentos puede ayudarte a notar patrones en cómo te hace sentir la comida.
  • Trabajar con una nutriologa puede ayudarte a encontrar los alimentos que te ayudarán a sentir lo mejor posible.

Para mí personalmente (es individual para cada uno), observo que los frijoles, comidas ricas en carbohidratos y alimentos ricos en azúcares añadidos como los postres me dan mucha fatiga después.

Comer alimentos ricos en nutrientes con suficiente grasa y proteína (tanto como pueda) me ha ayudado mucho a tener más energía para el día.